Vintage

Si me compro un coche quiero que sea o uno viejo (lo llamo viejo, pero siempre he preferido llamarlo o clásico o vintage. Me gustan estas palabras. Clásico. Vintage) o uno eléctrico. Qué pena que no haya coches viejos eléctricos. No todavía, claro. Pero llegarán. Entonces ya podré comprar el coche de mis sueños. Pero los sueños cambian. Quizá por entonces querré comprar un coche viejo o uno que vuela. Y todavía no habrá coches viejos que vuelen.

Siempre he sentido cariño especial por lo vintage, por lo que estuvo de moda hace años y hoy solo unos selectos lo siguen usando. Yo soy de esos selectos. O como mínimo lo quiero llegar a ser.

Y tengo especial aprecio por esas personas que visten vintage. Sobre todo por esas que visten así no por la influencia del momento (esos no son auténticos), sino porque visten lo que son: gente que no es influenciada por el momento. Algunos los llaman retro, pero a mí me gusta llamarlos vintage. Mi tío Pau es uno de ellos.

Se compró unas gafas Ray-Ban de aviador cuando yo no había nacido y las ha usado desde entonces. Las modas van y vienen, como las plagas. Pero él ha sobrevivido a todas. Y no se siente orgulloso de eso. Porque los vintage no necesitan sentirse superior a nadie. El tema es que las sigue llevando, estén de moda o no.

Viste con las mismas camisas, siempre limpias y bien planchadas. Y le duran. Porque son de calidad y porque las cuida. Otra característica de los vintage: cuidan las cosas, hacen que duren. No compran pensando en tirarlo en unos meses. Ni tampoco piensan lo que pensarán otros si les ven con la misma ropa. Están por encima de ello.

Y nunca habla de ropa. El tío Pau no habla de ropa. Y dudo que se lo haya planteado. Es de los que si ha de comprar algo en vez de pedir opinión a alguien, mira si hay algo en casa de segunda mano. Si no hay nada, irá a la misma tienda, a la de siempre. Otra característica: los vintage son fieles a sus tiendas. Si van a una tienda y les gusta (o mejor dicho, si lo que compran les dura), irán al cabo de 10 años para comprar la misma prenda. Y se acordarán de la dependienta. Porque las dependientas de estas tiendas no cambian. Al menos no tanto como las otras tiendas “de moda”.

Me gusta lo vintage. Pero todavía me queda para entrar en ese grupo selecto. Sigo dependiendo de las modas del momento, del gusto cambiante de la sociedad.

Ya llegará el día en que me asiente, en que me convierta en vintage.

5 comentarios sobre “Vintage

  1. Vintage o tradicionalista? La segunda palabra suena negativa. La primera, como la revolucion de la revolucion (perdon por los acentos, en este teclado no soy capaz).
    Yo prefiero pensar en presente y eternidad

    Le gusta a 1 persona

  2. Mi querido,
    Ser “vintage”, “tradicional”, “carca”, “desfasao”… así me han llamado a mí, que soy chica, por tener mi propio estilo, personalidad y conciencia. En el momento en que no eres parte de la marea, vas por encima de las olas como los surfistas, capeando y triunfando. Sé original, no habrá jamás otro como tú, así que no seas como los demás.
    Un abrazo.
    Eli

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s